lunes, 27 de febrero de 2012

Sobre Unschooling -parte 1


Qué es Unschooling?

El comienzo del Homescholing como un movimiento en Estados Unidos, se remonta a la década de los 70’s cuando el educador John Holt, desilusionado del aprendizaje convencional y las reformas a la escuela, se convirtió en una defensor público de la educación en casa. Él estaba convencido que las reformas educativas necesarias para una educación “centrada en el niño” no podrían conseguirse dentro de un modelo de escuela obligatoria. En 1977 Holt comenzó a publicar un periódico llamado “Creciendo sin escuela” (Growing without Schooling), para las familias que quería más información, ideas y apoyo en su labor de educar a sus hijos fuera de la escuela.

Holt utilizó por primera vez la palabra "Unschooling" para describir el acto de retirar a los niños de la escuela, pero muy pronto esta palabra se convirtió en un sinónimo de la palabra Homeschooling. Durante las últimas dos décadas, el significado de "Unschooling" ha evolucionado y se ha vuelto más específico, hasta el punto en que "Unschooling" ahora se refiere al estilo específico de educación en casa que Holt defendía, basado en el aprendizaje “centrado en el niño”.

La filosofía del Unschooling está basada en la convicción de que las personas aprenden lo que necesitan viviendo de manera libre y en un ambiente que los apoya y acepta como son, un ambiente lo suficientemente rico para permitirle explorar sus intereses y encontrarse con intereses nuevos.

El Unschooling también es llamado Aprendizaje Natural, Aprendizaje autónomo, Aprendizaje independiente, Aprendizaje basado en la experiencia.

El Unschooling no es una receta o un conjunto de pasos que se puedan seguir por una o dos semanas para ver si funciona. No es un método, es una forma diferente de ver a los hijos, de ver la vida. Está basado en la confianza en que padres e hijos encontrarán el camino que mejor se adapte a ellos.

El Unschooling no implica que los padres jamás puedan enseñar algo a sus hijos, o que los niños deben aprender por completo de la vida sin la ayuda o la guía de sus padres. Hacer Unschooling no significa que los padres renuncien a una participación activa en la educación y el desarrollo de sus hijos, y que simplemente se hagan a un lado a esperar que algo bueno suceda.  Tampoco significa que los niños Unschoolers nunca tomarán un curso de ninguna especie en ninguna escuela.

En el Unschooling nadie dirige el aprendizaje del niño. Nadie pretende introducir conocimientos en la cabeza del niño. La manera en que funciona el aprendizaje es una continuación de cómo fue en los primeros años de vida, cuando aprendieron habilidades tan importantes y complicadas como caminar, hablar, comer con cuchara, en el momento en que estuvieron listos sin presiones externas ni currículos predeterminados.

El Unschooling puede ser más fácil que los estilos más estructurados de aprendizaje, porque involucra menos trabajo formal: no hay que preparar lecciones, asignar tareas, escribir ni calificar exámenes. Al mismo tiempo el Unschooling puede ser más difícil si consideramos que todos siempre están dispuestos a aprender, cualquier situación puede convertirse en una actividad educativa. En lugar de “no hacer nada” (según los críticos del unschooling) los padres están involucrados fuertemente en el aprendizaje de sus hijos. El proceso no es impuesto sino altamente colaborativo.

Parte 2 Parte 3