domingo, 4 de septiembre de 2011

Friendship in families - Amistad en las familias

Para seguir con el tema de la amistad padres-hijos, aquí va la  traducción de algo dicho por Pam Sorooshian, encontrado en el Blog de Sandra Dodd:

 Algo que me ha hecho ruido en la cabeza por años es la frase, "Tu eres el padre, no su amigo”.

Acabo de leer un artículo en las noticias y citaban a alguien que decía: "Tus hijos no necesitan un amigo de 40 años, necesitan un padre".

Qué trágica dicotomía la que establece esa pequeña frase!

Cada vez que la frase ha pasado por mi cabeza, me ha llevado en la dirección contraria. Siempre.

Qué es un amigo? No estoy hablando de los compañeros de clase con quienes los adolescentes salen de fiesta y beben juntos. Tampoco hablo del niño de 5 años con el que tu hijo jugó en el parque algún día. Estoy hablando de amistad verdadera.

    1. amigo: quien está unido a otro por afecto o estima.

Sabiendo lo que sé, ahora que mis hijos han crecido, siento profundamente que esa frase, que se filtra en la conciencia paterna, debería contradecirse rápida y activamente y eliminarse de raíz como una mala hierba cada vez que germina.

En lugar de decir "Tu eres su padre, no su amigo" deberían reemplazarla por "Se para ellos el mejor amigo que te sea posible ser".

Necesitan tus hijos que seas su amigo de 40 años? SI! Los niños necesitan estar unidos a ti “por afecto o estima”. Qué mejor conexión existe que el afecto y la estima?

Y es más, los padres también necesitan la amistad de sus hijos. Algunas personas parecen creer que hay algo malo con los padres "necesitando" a los hijos. Para ellos, si padres e hijos dejan ver que están conectados mutuamente, eso significa que los hijos no han llegado a ser lo suficientemente independientes y los padres están siendo un "agobio" para sus hijos.

Un amigo-de-40-años no va tener la misma relación con un niño de 5 años que sus amigos o amigas de 5 o 10 años. Las amistades padre-hijo evolucionan a través de los años hasta convertirse, eventualmente, en una amistad adulto-adulto.

No hay nada de malo en querer ser amigo de tus hijos. Haz lo que sea necesario por ganarte su amistad - apóyalos, sé amable y honesto y digno de confianza y cariñoso y generoso y leal y divertido e interesante e interesado en ellos y todas las demás cosas que los buenos amigos son unos con otros. Sé el mejor amigo de 40 años (o cualquiera que sea tu edad) que puedas ser.

La gente usa el "soy el padre, no un amigo" como disculpa para ser crueles, egoístas y perezosos. En lugar de eso, sé el adulto en la relación. Sé maduro. Tu ya tuviste 5 años, pero tu hijo no ha tenido 40 años, así que tienes ventaja en términos de una perspectiva más amplia y a largo plazo. Usa esa ventaja para ser un amigo aun mejor. Tu sabes cómo ser más amable y menos egocéntrico y sabes cuánto vale la pena hacer el esfuerzo.

Yo puedo decir honestamente que mis hijos y yo somos amigos. Y sé que ellos dirían lo mismo. No estoy tratando de actuar como si tuviera 18 o 21 o 24 años - tengo 57. Ellos tienen esta noche un fiesta "Halo" en la casa de alguien y pasarán toda la noche jugando video juegos y yo no voy a la fiesta con ellos toda la noche a jugar Halo. Les prepararé un gran plato de "deviled eggs" para que lleven a la fiesta pero me quedaré en casa y veré una película con mi esposo y me iré a dormir lo suficientemente temprano como para sentirme bien mañana en la mañana. No tengo 18 años y no me recupero tan rápido como ellos de una noche de sueño perdida. Y tampoco fui a la función de media noche de la película Terminator, por la misma razón. Pero definitivamente estaba invitada y era bienvenida.

Mis hijos no son unos malcriados porque yo haya tratado de ser su amiga. Tienen trabajo, manejan su dinero, toman decisiones buenas y responsables. Estamos fuertemente "unidos por afecto y estima".

Desearía poder borrar esa expresión de las mentes de todos y reemplazarla por "Se para tus hijos el mejor amigo que te sea posible ser".

-Pam Sorooshian

-Pam

Aquí el texto original en inglés.

3 comentarios:

Marvan dijo...

Ves, justamente lo que me faltaba y lo que puse en el último comentario de mi entrada.
Faltaba la definición de "amigo" y faltaba hacer referencias a la edad. Justamente lo que sí ha hecho este artículo.
Un artículo estupendo por cierto con el que estoy plenamente de acuerdo.

Editaré mi entrada para poner referencia a esta tuya también, así si alguien entra en mi entrada que también tenga la visión completa con esta traducción.

Lo único que me faltaría en este artículo y lo que suelo encontrar a faltar en este tipo de mensajes, padres = a amigos, es el momento en que el padre/madre toma realmente posición de padre/madre y le prohíbe algo a su hijo. Me gustaría que explicaran momentos así, ¿qué hicieron? ¿cómo lo solucionaron?

Aunque estoy de acuerdo en que, si la relación de respeto y confianza se construye desde muy pequeño, estos momentos se presentarán pocas veces y serán bien elegidos, pero no puedo creer que no se presentan nunca.
Me gustaría entonces que también mencionaran esta parte, y no solamente la parte bonita de una relación de amistad con su hijo, aquella que todos queremos, pero también la parte dura de una amistad porque es verdad que también un amigo de verdad te pueda decir en un momento dado: NO, en esto yo no participo e incluso tú no deberías de hacerlo.
Esto siempre lo hecho a faltar y creo que forma parte de la confusión que hay sobre el tema.

Gracias por la traducción Anna.

Ana P. dijo...

Marvan, definitivamente, la clave está en cómo se defina ser amigo. Pero muchos padres le temen a ser amigo incluso en la versión buena y crean una distancia innecesaria y perjudicial en la relación con sus hijos.

Gracias también a tí por escribir sobre el tema y abrir el debate desde otra perspectiva.

Un abrazo.

klaus dijo...

LLego al post por medio de un link de Marvan, es muy interesante el tema y coincido completamente en que una cosa es ser "cuatachos" y otra es ser padres y amigos... es una linea muy delicada, muy tenue que muchos traspasan sin darse cuenta (aaay es un padecimiento en mi familia, mi esposo es cuatacho del enano y vieran que pleitos), pero bueno, hablo mucho con el niño y espero que pronto el ponga el ejemplo y su padre se "ponga las pilas"

Doña ana, me ha encantado el tema y estare aqui continuamente aprendiendo de usted.

atte

Claudia Chia