domingo, 5 de diciembre de 2010

Seminario de Educación sin Escuela 2010 - Balance

Creo que definitivamente el nombre del seminario y la presencia de los tres profesores universitarios que hablaron en la primera jornada, le dieron a este evento un ambiente hostil que no me gustó mucho.  No sé si sea fácil resumir la experiencia de este año, pues va más allá de limitarme a relatar quiénes fueron los ponentes y de qué hablaron.

Como bien lo dijo uno de los más molestos (para mí) asistentes que estuvo entre el público durante los tres días, el título de educación SIN ESCUELA se prestó para diversas interpretaciones, y algunos como este personaje esperaban un "discurso libertario y no un grupo de mamás y papás que no mandan los hijos al colegio". 
Así pues, entre el público no sólo se encontraban familias educadoras en casa, y académicos de la pedagogía, sino también una buena cantidad de estudiantes (algunos con pinta de revolucionarios), mamertos resentidos, y otros especímenes más, pertenecientes a esa "fauna variopinta" que menciona Andrea en su relato sobre el seminario. Hay que reconocer que hubo muchos aportes interesantes de asistentes que demostraron un interés genuino en el tema, educadores que trabajan con iniciativas comunitarias, personas interesadas en aplicar el concepto en barrios populares y poblaciones marginales, una pareja de indígenas Muiscas que nos compartieron muchísimo de su cultura y sus saberes ancestrales y de una manera muy hermosa llaman al hombre blanco el "hermano menor", un hombre que hace un trabajo pedagógico con niños que se encuentran en hospitales, parte del equipo de producción de la Educación Prohibida, y sé que se me quedan sin mencionar varios más que no recuerdo.

Con este seminario de tres días dedicados de manera exclusiva al tema, definitivamente nos hacemos más visibles, con todas las ventajas y desventajas que esto conlleva. Y por eso me preocupa que el tema sea manejado de manera exclusiva por la Universidad Nacional, pues mientras siga siendo así predominará el aspecto "academia" sobre el aspecto "familia", siendo el segundo tanto o más importante que el primero.

Dentro del balance general tenemos una gran noticia que es la aceptación por parte del Ministerio de Educación de la legalidad de esta opción, con libertad curricular incluida, lo cual podría parecer demasiado lindo para ser verdad, pero no quiero negarme a disfrutar la felicidad y tranquilidad que esta noticia nos dejó a casi todos.

La estrella definitivamente ha sido Leslie Barson, una mujer inglesa que educó a sus dos hijos (ahora de 27 y 21 años) en casa toda la vida y desde hace 18 años dirige un club en Londres para familias homeschoolers llamado de Otherwise Club. Sobre ella necesito escribir un post completo, porque además se aloja en mi casa y tengo tanto que decir.... que aquí no me cabe  =)

Asistieron muchas familias conocidas y nos encontramos con muchas otras que no conocíamos, nuestro grupo crece y eso me encanta!

Muchas conversaciones de pasillo que son las mejores, en los recesos con café en la mano, encontrándonos y conociéndonos. Respondiendo preguntas y compartiendo experiencias. Al igual que el año pasado salimos con la cabeza y el alma llenas, creo que necesitamos procesar todo lo que pasó y lograr incorporarlo a nuestras vidas.

3 comentarios:

Silvia dijo...

Amiga, que bien que os encontrásteis y conocísteis algunas personas tan valiosas como las que mencionas. Sí, desde la distancia entiendo lo que comentas. No podías haberlo descrito mejor, sobre todo esa frase en que dices que el aspecto academia prima sobre el de familia. Te comprendo.
Oye, esto que has descrito queda para una versión de la canción la puerta de Alcalá:
Profesores, estudiantes, marmetos, resentidos, algún revolucionario, indígenas muisicas, padres que educan en casa, Andrea y Leslie Barson...aires de libertad...y ahí está, ahí está, el seminario de Educación sin escuela...en Bogotá. Ja ja ja.

Que ENVIDIA de la buena. Besitos y qué lindo se ve tu blog, ya llenándose de entradas.

Espero la de Leslie con ansiedad. Tuve muchas ganas de conectarme, pero el miércoles fuimos a la iglesia, el jueves a cenar y el viernes a Galveston...con mi suegro estamos ocupados pero agusto. Me quedé sin oir el acento británico tan divino, y sin decirle Howdy, how are ya?
Besitos,
s

educandoenlacasa dijo...

Muy de acuerdo con el gran aporte que es Leslie y lo espectacular de los pasillos. Creo que, tal vez, junto con el seminario, sea interesante otras instancias de reunión. Tal vez un tercer tiempo sólo para las familias.

Ana P. dijo...

Silvia, tenía en mis planes conectarme el martes a ver si estabas por ahí y presentarte a Leslie, que se quedó varios días más en mi casa, pero tuve a Adelaida enfermita y no pude. Además desde el miércoles en la madrugada nos quedamos sin internet, y ya Leslie se fué esta mañana.

Andrea, creo que debemos ir evolucionando y adaptando el esquema del seminario para incluir más a las familias, aunque no creo que esto sea muy probable mientras sea organizado por una universidad, pero ya veremos.


Un beso a las dos.