lunes, 25 de julio de 2016

La vida secreta de un gato perdido


Tenemos cuatro gatos, cada uno con su propia historia y temperamento. Uno de ellos es Patipinku, quien desapareció el martes pasado y del cual no supimos nada hasta la noche del domingo.

Es la segunda vez desde que estamos en Bogotá que uno de nuestros gatos se ausenta varios días. La primera vez fue Mimi quien salió a pasear y no regresó, y tres días después después de recorrer el vecindario con volantes, recibimos una llamada y fuimos a recogerla en una casa de nuestra misma cuadra.


Esta vez, a pesar de tener una placa con su nombre y mi teléfono, nadie llamaba a darnos noticias de nuestro gato y creo que ya estamos perdiendo las esperanzas. Peeeero... no sabemos cómo llegó hasta allá, anoche nos llamaron a decirnos ¡aquí está! y fuimos a recoger a nuestro querido gato que estaba a 8 km de nuestra casa!!! Nunca sabremos cómo llegó tan lejos, a cuántos peligros sobrevivió, qué comió y dónde durmió. Llegó flaco y sucio, pero aparentemente feliz de estar de nuevo con su familia.